ContratosOrientación laboral

Reforma laboral: ¿Y el empleo joven?

Uno de los efectos prometidos de la reforma laboral era el combate frontal al desempleo joven (que roza al 50% de los menores de 30 años en España). La solución para aumentar la contratación de jóvenes es el llamado contrato indefinido de apoyo a emprendedores y empresas de menos de 50 empleados.

Este nuevo contrato universal, llamado “indefinido” por el Gobierno, está destinado a menores de 30 años. Se trata de la respuesta de la administración a los llamados “minijobs” alemanes, que ofrecían un salario por debajo del mínimo a cambio de formación profesional.

En cambio, este contrato indefinido se firma con un período de prueba de un año y significa para la empresa bonificaciones fiscales de 3.000 euros. El sueldo ofrecido puede descender hasta los 600 euros (los minijobs ofrecían 400 euros).

Desde la óptica del Gobierno y de muchos departamentos de personal, este contrato va a elevar masivamente la contratación de jóvenes, pero por periodos de un año.

Para diversos analistas, este tipo de contratación sólo va a ahondar en la precarización laboral de los jóvenes, pues va aumentar la rotación y abaratar la mano de obra.

Para muchos empresarios, se trata de una mejor alternativa que los contratos temporales, y que permitirá a los jóvenes adquirir experiencia al tiempo que un ingreso.

El contrato indefinido se suma a las medidas de la reforma laboral que abaratan el despido y flexibilizan los términos en que se contrata (con una cláusula de cuantía salarial, otra de modificación de funciones de los trabajadores, etc). Llega a España la era del empleo barato y de los trabajadores al gusto de la empresa.