ContratosOrientación laboral

Reforma laboral: ¿Empresas contra formación profesional?

Aunque la reforma laboral se vendió como una norma para potenciar la formación profesional, lo cierto es que su importancia ha quedado relegada ante otros aspectos que tienden a disminuir el valor del trabajador y reducir sus derechos. Los cursos para elevar la cualificación y la empleabilidad no parecen haber sido tomados muy en cuenta como una herramienta para combatir el paro y elevar la competitividad.

La reforma laboral iniciada por el Ministerio de Empleo había sido señalada como un medio para “mejorar las posibilidades de formación continua de los trabajadores”. Sin embargo, esa preocupación sólo quedó reflejada en el establecimiento del “derecho” de cada empleado a recibir 20 horas de formación al año retribuidas.

Si bien las medidas de abaratamiento del despido y de flexibilidad de los sueldos ya se han ratificado y puesto en marcha, aún no están definidas la mecánicas para esta nueva era de la formación profesonal: no está claro ni el contenido de estas 20 horas, cómo se pagará su coste o quién podrá impartirlas.

Según ha expresado a El País el responsable de formación para el empleo del sindicato CC OO, Puig-Samper: “Al día de hoy, la formación de 2012 está sin planificar. En marzo termina la ejecución de los cursos de 2011, y después no sabemos qué pasará. Hay un vacío de interlocución en el Ministerio”.

En contraste, en 2011 cerca de 432.000 empresas ofrecieron cursos de formación profesional a sus trabajadores, con una duración media de 27 horas. Fuera de su jornada, los  empleados eligieron cursos de una media de 64 horas.