Formación

Rol del intérprete

Rol del intérprete. Antes de continuar leyendo, te invito a releer nuestro post anterior, introductorio al tema de hoy, donde nos preguntábamos si Traductor e intérprete… ¿es lo mismo?. La duda surgió en el marco de un curso de subtitulación para traductores) y valoré interesante la posibilidad de compartir la inquietud y -por supuesto- su respuesta.

Comienzo recordando que un traductor se ocupa principalmente de trabajos escritos. Estas personas normalmente ocupan  puestos de trabajo partiendo del dominio de su lengua materna después de lo cual aprenden en profundidad un segundo idioma y perfeccionan su desempeño en la carrera de traductorado en sí misma. Con el fin de ser un buen traductor es muy importante poseer buenas habilidades de análisis y el poder para hacer buenas estructuras oracionales. La principal tarea del traductor es traducir documentos en 2 idiomas diferentes. En esencia, el componente más importante además del dominio de idiomas es que disponga de  tiempo adicional para pensar adecuadamente acerca de las sentencias y palabras que deben usarse dentro de un artículo antes de utilizar el otro lenguaje para escribir el nuevo documento.

Los intérpretes, sin embargo, deben sumar a ese conocimiento la capacidad de escuchar, reestructurar y emitir a la vez. Ello requiere  agilidad y capacidad de síntesis. Algunos son intérpretes consecutivos y otros son intérpretes simultáneos. La carrera del primer tipo es difícil porque a pesar de que no se requiere trabajar al mismo tiempo exacto (primero se es oyente y luego orador), un intérprete consecutivo debe poseer una memoria excepcional, junto con excelentes habilidades metódicas. No es más fácil el rol del intérprete simultáneo ya que debe interpretar en tiempo real y  por lo general no tiene oportunidad de pedir al orador repetición de sus dichos.