Emprender

Tomar las riendas en el fomento de empleo

Tomar las riendas en el fomento de empleo

No hay guerra distinta a la que estamos luchando con nosotros mismos

Hace sólo cinco años, cualquier persona que habló de desempleo tecnológico se marcó un ludita, un “tecno-utópico”, o simplemente como alguien que no entiende la economía. Hoy en día, las cosas son muy diferentes, muchos, desde el columnista Tom Friedman del New York Times a la CBS, ahora se suben al carro.

Humanos sustituidos por la  alta tecnología

Los que hemos estado hablando sobre el impacto de la automatización en la fuerza de trabajo, sabemos muy bien que esto no es una moda a punto de pasar. Este es un problema que se establece en los niveles de desempleo en el futuro. La mayoría de nosotros estamos de acuerdo en cuál es el problema (crecimiento exponencial de los seres humanos sustituidos por la  alta tecnología cada vez más rápido) y estoy de acuerdo en que la educación jugará un papel crucial. Pero muy pocos parecen sugerir que deberíamos aprovechar esta oportunidad para repensar todo nuestro sistema económico y cuál debe ser el propósito de la sociedad.

Hay que vivir para trabajar y debemos trabajar para vivir

Hemos llegado a creer que somos dependientes de los gobiernos y corporaciones, y ahora que la tecnología es cada vez más generalizada, nuestra dependencia de ellos es aún más fuerte. La mayoría de nosotros no cuestionamos el ciclo de trabajo de ingresos, los ingresos para la supervivencia o el modelo de consumo conspicuo que se ha vuelto dominante en casi todos los países. No sólo es este modelo ecológicamente insostenible, sino que también genera una inmensa desigualdad en muchos niveles.

Yo creo que hay que vivir para trabajar, e incluso que debemos trabajar para vivir, para el caso. En una época en la que ya producimos más que suficiente comida, energía y agua potable para 7 mil millones de personas con poco o ningún trabajo humano, mientras que 780 millones no tienen acceso al agua potable y 860 millones sufren de hambre crónica, se deduce que el sistema no está destinada a los recursos de manera eficiente en cada lugar.

Pasos transitorios positivos, la dirección correcta

Y en vez de volver a ideologías obsoletas (por ejemplo, el socialismo), podemos probar nuevas formas de estructura social, a partir de la filosofía de código abierto, conocimiento compartido, la autosuficiencia y comunidades sostenibles.

Hay muchos pasos transitorios positivos que podemos llevar a reducir la jornada laboral, la reforma de patentes y derechos de autor, cambiar a energías renovables…. Pero si nos movemos en la dirección correcta, si estamos dispuestos a abandonar las ideologías y se adhieran a lo que funcione mejor, creo que vamos a prevalecer, simplemente porque nos damos cuenta de que no hay guerra, distinta de la que estamos luchando con nosotros mismos.