De temporada

Trabajar como modelo de pelo

modelo de pelo

El mundo de la moda es uno de los más curiosos y sorprendentes y, reconozcámoslo, a cualquier mujer le gustaría sentirse admirada, querida y reconocida, aunque fuera por un día. Convertirse en modelo de ropa no es fácil, ya que se necesita una altura y unas medidas muy concretas, y que la genética no da a la mayoría, ya sea en modelos de tallas normales o de tallas grandes.

Y, sin embargo, no es difícil convertirse en modelo por un día, trabajando como modelo de pelo.

Trabajar como modelo de pelo

Las grandes firmas de cosmética capilar presentan, cada año, las novedades en peluquería y peinados, para ello, realizar una sesión fotográfica y una presentación con modelos de pasarela, pero, para presentar el tipo de corte a las peluquerías comunes no usan a modelos profesionales, en parte, porque el coste sería muy alto, y en parte, por la imposibilidad de estas de viajar.

Por ello, las empresas de champús y acondicionadores solicitan a mujeres dispuestas a cambiar su estilo de corte de pelo, y a ser peinadas por un gran peluquero, de fama y prestigio internacional. A cambio, por supuesto, de una retribución que puede ir desde los 50€ hasta los 250€, y en el que se suelen cubrir gastos de desplazamiento y dietas.

Entre las ventajas, hacerse un corte de pelo de nueva temporada, con productos de alta gama y ser peinada por un peluquero profesional, pero, hay que tener en cuenta, que el corte de pelo del contrato no se modificará, así que, es importante tener en cuenta antes de aceptar, que el corte de pelo quedará bien, o que se podrán compaginar con el trabajo o con el día a día. Y es que, una vez cortado, tarda en crecer ¡como es lógico!

Un día como modelo

Aunque se trata de un trabajo temporal que difícilmente supera las 8 horas, ser modelo de pelo es una experiencia única y que vale la pena vivir.