ContratosEn el extranjeroOrientación laboral

Trabajar en Alemania también puede ser duro

Flag of Germany

Muchos jóvenes y no tan jóvenes de países del sur de Europa castigados por la crisis económica están emigrando en masa al milagro de Europa, Alemania, un país donde hay empleo, empresas fuertes y de tecnología avanzada y un estado del bienestar que, aunque menguado, sigue siendo relativamente potente.

Pues bien, siendo todo lo anterior verdad, también hay ejemplos de fraude laboral, explotación y trabajos muy mal pagados en la economía sumergida. Así lo cuenta, por ejemplo, un joven español llamado Francisco Sánchez a eldiario.es.

Le pagaban ocho euros más la propina. Su jornada laboral duraba de 12 a 16 horas cargando muebles. “Encima me llamaban el día anterior, a veces muy tarde ya por la noche, y me decían: Mañana hay trabajo. Después no sabía a qué hora volvería a casa. Así no se puede vivir”.

Oficios demandados en Alemania

Sin embargo, trabajo en Alemania, haberlo, haylo. Para satisfacer esa demanda, el 27 de enero de 2011 se inició la colaboración entre los Servicios Públicos de Empleo de España y Alemania a través de la red EURES para un proyecto encaminado al reclutamiento de personal cualificado español que desee trabajar en Alemania en los sectores de sanidad, ingeniería, docencia, hostelería y turismo.

Austria también quiere trabajadores

Y un vecino alemán, también germanoparlante, Austria,  busca 1.200 trabajadores españoles que pueden desempeñar labores de recepcionistas, camareros, cocineros, ayudantes de cocina y personal de limpieza. y que a cambio de su trabajo percibirían sueldos medios de entre los 1.500 y los 1.900 euros. En el país al alpino, al parecer, no hay mileuristas.