En el extranjero

¿Quedarse en el país o trabajar en el extranjero?

trabajar en el extranjero

Trabajar en el extranjero enriquece, ayudar a formarse, a entender distintos tipos de empresas, y distintas formas de trabajar, puede ayudar a aprender otros idiomas… Son muchas las ventajas de trabajar en el extranjero, pero ¿es, realmente, desarrollar una carrera profesional en otro país la única forma de crecer como trabajador?

La actual situación y la imagen que, desde los medios, se refleja podría hacer pensar que es así aunque antes de dar una respuesta certera, habría que tener en cuenta todos los factores.

¿Quedarse en el país o trabajar en el extranjero?

Algunos países extranjeros tiene buenas empresas con muchas posibilidades de crecimiento, y nombres que son todo un referente en el mundo entero. Pues sí, trabajar en una de estas empresas es una excelente oportunidad para el trabajo, ya sea dentro o fuera del país. Puede que el problema esté en encontrar el puesto de trabajo adecuado a cada perfil profesional.

De todos es sabido, que los sueldos en otros países son más altos que aquí, – aunque en ello habría mucho que matizar, porque quizás esté en que la valoración del trabajo es distinto – y sin embargo, lo que no se dice es que también el nivel de vida es mucho más alto. Vivir en otro país cuesta más.

Contra lo que no se puede competir es con el hecho de que el otros países se pueden aprender otras formas de ver las cosas y otros modelos de trabajo rentable – y conocer nuevas culturas viene bien, al individuo y a la sociedad.

Una opción más

No hay que obsesionarse pensando que el extranjero es la tierra de la oportunidad, mientras que aquella en la que se vive es solo tierra yerma. Hay que buscar oportunidades, en lugar de destinos, y optar siempre por el lugar en el que sea posible desarrollarse tanto en el terreno profesional, como en el personal.