En casa

Trabajo en casa: ¿es necesario declararlo?

trabajar en casa

Internet ha cambiado de forma radical la forma en la que se realiza el trabajo. Hace no demasiado hubiera sido impensable que funcionarios, consultores o dueños de una tienda pudieran desenvolver en trabajo sin están presentes en la oficina, hoy es una realidad que funciona…

Internet no solo ha sido la causa por la que trabajar en casa es una realidad, sino que hace mucho más sencillo encontrar trabajos -aunque sean pequeños- y poder desarrollarlos y cobrarlos sin levantarse del sofá.

Toda esta libertad hace que muchos trabajadores ni siquiera se planteen la declaración de lo que ganan, pero ¿hay que declarar el trabajo que se realiza en casa?

Trabajo en casa: ¿Hay que declararlo?

La ley específica que cualquier trabajo que se realice, por cuenta propia o por cuenta ajena, y que lleve implícita una retribución del servicio, debe ser declarado, pagando las correspondientes tasas e impuestos a los organismos oficiales correspondientes. Esto se aplicaría, incluso, cuando la retribución es muy pequeña.

Sin embargo, lo que muchos de los que trabajan en casa no saben es que, la declaración del trabajo en casa, también lleva asociadas algunas ventajas fiscales, y que es posible deducir hasta el 10% de los gastos de la vivienda.

Declarar el trabajo

La percepción general es que, el trabajo en casa no se declara, y que nada se puede hacer para “registrarlo”, sin embargo, en internet, todo deja una huella, y es muy fácil rastrear movimientos de dinero.

Las multas por la no declaración del trabajo pueden superar los 4.000 euros, pero no es solo el miedo a la multa lo que debe motivar para trabajar, sino también la concienciación de que son estas pequeñas cosas las que ayudan a crecer un país, o a hundirlo.

  • Pingback: Uno de cada cuatro euros, en negro