Emprender

Traspasos: una opción de continuidad

traspasos

Parece que la única forma de emprender que existe en la actualidad es la creación de una idea de negocio completamente nueva y que nace de cero.

Tecnología, sorpresa y un modelo que los clientes no conozcan o que les atraiga precisamente por lo misterioso se han convertido en las claves para hacer que una empresa funcione y que, para el empresario se convierta en la única opción válida a la hora de invertir.

Pero, la realidad es que también hay modelos de negocios o de empresas que llevan muchos años en funcionamiento y que tienen una buena cartera de clientes o cifras de ventas razonablemente buenas, pero en los que, por varios motivos, los dueños actuales no pueden seguir con el negocio. Son los llamados Traspasos.

Traspasos: continuar con un negocio

Continuar con un proyecto que ya ha comenzado otra persona y seguir los pasos de otro empresario, sobre todo, si no es un conocido, puede parecer una idea poco atractiva a priori, y más en un contexto en el que solo lo “nuevo” parece atractivo.

Sin embargo, la realidad es que, ahora, muchas empresas cierran debido a la jubilación de sus propietarios o a otros motivos, y aun con buenos datos de ventas, y no hay nadie que quiera aprovechar las ventajas de un negocio que ya funciona. Y es que la principal ventaja de un traspaso, es precisamente que se puede conocer de forma directa y de primera mano cómo funciona el negocio, los datos, e incluso se puede analizar cuáles son los puntos a mejorar para atraer a un nuevo tipo de clientes.

Eso sí, el principal inconveniente es que los clientes ya fidelizado podrán notar como extraño el cambio en la dirección, pero no siempre tiene por qué ser algo negativo.

Ver las posibilidades

Los traspasos son una opción muy interesantes para tener en cuenta, sobre todo, para aquellos que saben ver las posibilidades de una empresa.